domingo, julio 21, 2024

El guiso marxista del PCC al crear la oposiciôn 'continuidad del socialismo'.

 

Estoy harta de la izquierda que ha reescrito la historia para darse a sí misma el rol de la fuerza del bien, el mito de: “la izquierda  defiende a los pobres, desamparados, minorías, sus valores son universales...” No, siempre ha sido una mierda. Me cago en los Partidos comunistas, socialistas, sus alianzas, medios de prensa y ONG, en Soros y en la new disidencia cubana que promueve esa ideología.









sábado, julio 20, 2024

algunos momentos de la historia de escritores

 


POR jUAN cARLOS RECIO
Esa noche tuve una conversación sobre algunos momentos de la historia de escritores de peso como Lina de Feria que fue aclamada y aplaudida en una parte del exilio por lo que había sufrido y la calidad de su obra, obra valiente y perdurable que la supera, luego supimos que en un acto de miedo de mucho miedo se puso como se puso para volver a aterrizar en su isla cárcel, sin ánimo de irrespetar nada pero de ese padecimiento se puede hacer villas y castillas; hace poco supe de buena tinta que nuestro poeta Delfín Prats a quien desde muchos muros y muchos nombres se le apoyó contra el ostracismo y la manera humillante en la que sobrevivía; recuerdo a Bladimir Zamora en su gaveta ponerme un cassette con la voz de Delfín con unos poemas que ofrecían su rebeldía y rechazo, la agónica exclamación de un niño prodigio y resulta que al tomar su premio nacional de literatura merecido pero con opción al rechazo o con opción a dar una lección de que el daño y el abandono mínimo fueron injustificados, me dicen de buena tinta que no hubo nada más que cantos de aleluya, no fue ni por asomo que la falta de una coherencia le recordara que en su casa saqueada y su vida difícil, entraron muchas voces y almas caritativas. En el exilio tenemos unos cuantos ejemplos de carceleros perdonados por encarcelados ambiguos y que se molestan por cuando se los digo, y de eso se compone el prohíbo olvidar, porque hay cosas que para que sean justas y transparentes habrá que dejarlas en su desnudez, demasiadas generaciones en el cinismo de tapar con toallitas húmedas donde debe dar mucha luz solar para que la llaga se cure…koniec de una noche de verano.

Zoé Valdés respondió a Carlos Acosta

 


Carlos Acosta, que fundó hace menos de una década una academia en La Habana, dice que la muerte de Alicia Alonso y el éxodo de artistas ha cambiado el panorama cultural de la isla. Zoé Valdés respondió:


nota bene: esta new-tomaduradepelos inventô el escuadrôn de barrenderos, antes de ellos no existiô historia, ni artistas, escritores, exilio. Wokes de la posverdad traficando sus leyendas y,lo peor, repiten sus falsedades desde hace 2décadas. De Cuba no quedarà nada con esta plaga de sarna.


Trump advierte a quienes tienen rehenes que pagarán “un precio muy alto” si no son liberados

 


“Al mundo entero les digo esto: queremos que nos devuelvan a nuestros rehenes, y será mejor que regresen antes de que yo asuma el cargo, o pagarán un precio muy alto”, advirtió Trump en su discurso.

En el discurso de aceptación de la nominación del Comité Nacional Republicano, el ex presidente de Estados Unidos dice que el 7 de octubre no habría ocurrido bajo su mandato; afirma que le robaron las elecciones de 2020 y que Biden heredó el “mundo de paz”

Prometió “poner fin a todas y cada una de las crisis internacionales que la actual administración ha creado, incluida la horrible guerra con Rusia y Ucrania (que nunca habría sucedido si yo fuera presidente) y la guerra causada por el ataque a Israel, que nunca habría sucedido. si yo fuera presidente”.

“Irán estaba en quiebra. Irán no tenía dinero. Ahora Irán tiene 250 mil millones de dólares. Lo lograron en los últimos dos años y medio”, añadió, diciendo que la administración Biden ha proporcionado un alivio de las sanciones a Teherán.

«Le dije a China y a otros países que si compran en Irán, no les permitiremos hacer ningún negocio en este país».

Repitió su afirmación de que Irán estaba a punto de aceptar negociar un nuevo acuerdo para frenar más estrictamente su programa nuclear antes de que Trump perdiera las elecciones de 2020.

«Irán iba a llegar a un acuerdo con nosotros, y luego tuvimos ese resultado horrible, horrible que nunca permitiremos que vuelva a suceder», dijo el expresidente.

«Ahora Irán está muy cerca de tener un arma nuclear, algo que nunca hubiera sucedido».

Desde el colapso del acuerdo nuclear de Irán de 2015 con las potencias mundiales tras la retirada unilateral de Trump del acuerdo en 2018, Teherán ha buscado enriquecimiento nuclear justo por debajo de los niveles de grado armamentístico.

Las potencias occidentales dicen que no hay ninguna razón civil creíble para ello. Irán dice que sus objetivos son enteramente pacíficos, pero funcionarios han dicho recientemente que podría cambiar su “doctrina nuclear” si es atacado o su existencia es vista como amenazada por Israel. Esto ha provocado alarma en la Agencia Internacional de Energía Atómica y en las capitales occidentales.

Trump nuevamente prometió construir un sistema de defensa antimisiles Cúpula de Hierro para Estados Unidos similar al que tiene Israel.

“Israel tiene una Cúpula de Hierro. Tienen un sistema de defensa antimisiles. Se dispararon trescientos cuarenta y dos misiles contra Israel, y sólo uno logró atravesar un poco”, dijo Trump en aparente referencia al ataque sin precedentes de Irán con drones y misiles contra Israel en abril.

“¿Por qué otros países deberían tener esto y nosotros no? No, vamos a construir una Cúpula de Hierro sobre nuestro país y nos aseguraremos de que nada pueda dañar a nuestro pueblo”, añadió.

No estaba claro qué amenaza intenta frustrar Trump, ya que la Cúpula de Hierro sólo es capaz de interceptar cohetes de corto alcance, un peligro que Estados Unidos nunca ha enfrentado a lo largo de sus fronteras.

Sobrevivir al asesinato

Trump también describió cómo sobrevivió por poco al atentado contra su vida y le dijo a una audiencia absorta en su primer discurso desde el ataque que solo estuvo allí “por la gracia de Dios Todopoderoso”.

“Escuché un fuerte silbido y sentí que algo me golpeó muy, muy fuerte en mi oreja derecha”, dijo en Milwaukee, con una gruesa venda todavía cubriendo su oreja. “Me dije a mí mismo: ‘Guau, ¿qué fue eso? Sólo puede ser una bala”.

El expresidente adoptó un tono inusualmente conciliador durante los momentos iniciales del discurso, cuando aceptó formalmente la nominación presidencial del partido.

“Me postulo para ser presidente de todo Estados Unidos, no de la mitad de Estados Unidos, porque no hay victoria en ganar para la mitad de Estados Unidos”, dijo, en un marcado cambio de tono para el típicamente belicoso ex presidente.

Rindió homenaje a Corey Comperatore, el bombero que murió a tiros durante el intento de asesinato, besando el casco de su uniforme que estaba colocado en el escenario.

Pero rápidamente pasó a atacar a la administración Biden, que, según él, estaba “destruyendo” el país. Afirmó sin pruebas que sus acusaciones penales son parte de una conspiración demócrata, advirtió que Biden marcaría el comienzo de la “Tercera Guerra Mundial” y describió una “invasión” de migrantes a través de la frontera sur.
Como lo ha hecho a lo largo de su carrera política, Trump argumentó que sólo él puede salvar a una nación menguante de una ruina segura.

El discurso marcó el clímax y la conclusión de una masiva manifestación republicana de cuatro días de duración que atrajo a miles de activistas conservadores y funcionarios electos al estado indeciso de Wisconsin mientras los votantes sopesaban una elección que actualmente cuenta con dos candidatos profundamente impopulares.

La campaña de Biden denuncia su papel en los disturbios del 6 de enero

«Esta noche, Donald Trump divagó durante más de una hora y no mencionó el Proyecto 2025 ni una sola vez», dijo la campaña Biden-Harris en un comunicado, haciendo referencia a una colección de propuestas políticas de activistas conservadores para consolidar el poder en manos de Trump si gana. oficina.

La campaña criticó a Trump por no mencionar su papel en la anulación por parte de la Corte Suprema de Estados Unidos del derecho al aborto protegido constitucionalmente, los disturbios en el Capitolio del 6 de enero de 2021 y las políticas que “destruyeron nuestra economía”.

“El presidente [Joe] Biden se postula con una visión diferente. Se postula por un Estados Unidos donde defendamos la democracia, no la menoscabemos”, dijo la campaña.

El programa de oradores de la convención republicana reflejó los antecedentes del nominado como estrella de televisión de realidad: la lista de horario estelar contó con el ejecutivo de artes marciales mixtas Dana White, el rapero y cantante Kid Rock y el luchador profesional Hulk Hogan, quien encendió a la multitud rasgándose la blusa. para revelar una camisa roja sin mangas de la campaña de Trump.

Su entrada fue propia de una estrella de televisión o un luchador profesional: una pantalla se levantó lentamente para revelar a Trump parado frente a enormes luces dispuestas para deletrear su apellido antes de que se proyectara una imagen de la Casa Blanca detrás de él.

Mientras tanto, el presidente estadounidense Joe Biden, oponente de Trump en las elecciones del 5 de noviembre, estaba haciendo un “examen de conciencia” sobre si abandonar por completo la carrera, dijo una fuente, después de que figuras importantes del partido, aliados en el Congreso y grandes donantes le advirtieran que no podía ganar. tras un debate vacilante el 27 de junio.

Biden, de 81 años, estaba aislado en su casa de Delaware después de contraer COVID-19. Su médico dijo que estaba experimentando síntomas leves.

alarmante error informático global

 


El alarmante error informático global DE AYER, desencadenado por una actualización defectuosa del software de ciberseguridad de CrowdStrike, ha causado interrupciones masivas en diversos sectores, afectando vuelos, bancos y medios de comunicación en todo el mundo. El fallo, que impactó los sistemas Windows, esenciales para muchas grandes corporaciones y servicios, provocó una desconexión generalizada en redes públicas y servicios en la nube. Este incidente ha dejado a numerosos aeropuertos sin vuelos, bancos sin capacidad de realizar transferencias y estaciones de trenes sin salidas, generando una situación de caos sin precedentes y siendo considerado uno de los mayores apagones cibernéticos de la historia.

Créditos Conocimientum

viernes, julio 19, 2024

Impresionante curriculum de la dama de compañía Carolina Barrero


POR Ed🍊
@CubanAntiCommie

Antes de producir el 27N, nuestra intelectual y actriz estrella, era la productora ejecutiva de Vedado Films, una compañía de producción y propaganda, fabricada por la Habana, y con la participación de Hollywood, cuando todavía para ellos no existía Tiranía.


 Todo el mundo puede cambiar. Pero ella, ni los que andan con ella han cambiado. Carolina y toda su banda de Marxistas son Neocastristas y revolucionarios confundidos que decidieron hacer su nueva revolución en el 2018 cuando el 349 porque los tocaron a ellos. Además, piden a todas voces más Socialismo para la Cuba futura, por eso los denuncio, porque son enemigos de la libertad, parásitos socialistas buscando otro organismo que parasitar, son una banda de mentiros y estafadores.

 Carolina no es ni siquiera como otros que tienen un historial de inconformidad desde la zurda, Carolina es una creación.
Hasta el 2020 la Caro no había hecho nada más que farandulear, hasta que le fue asignada la tarea del cónsul que atendía el accidente de Paya. Una vez terminada esa tarea, el mismo Francisco se la llevó a España a estudiar, y  terminó trabajando en el Prado. 
 
¿Pregúntale por su noviecito Francisco de Borja Morate Martín, y que cuente cómo y cuàndo lo conoció? ¿Pregúntale cómo llegó a España?


Francisco de Borja Morate Martín.







Miguel Gonzalez   @chichosamurai

Los comunistas de rango siempre caen para arriba. Carolina Barrero ahora trabaja como dama de compañía. Esta gente son como un peo enredado en una guagua 🤦. Que jodienda con estos neocastristas

#FalsoExilio


qué gentuza tan detestable toda esa r- involuciôn de socialistas jugando el rol de 'opositores y diplomàticos'












Pedro Sánchez y su equipo cantan la Internacional, ya saben lo que les espera, miseria y rrepresiôn.

jueves, julio 18, 2024

La peste rouge dans toute sa splendeur.


 L'EDUCATION REMPLACEE PAR LE FASCISME

En ce jour du 18 Juillet 2024 , le fascisme était en représentation dans l'hémicycle de l'assemblée national .
louis Boyard , Sandrine Rousseau , Sebastien Delogu , Manuel Bompard , Mathilde Panot , Clémence Guetté , Aymeric Caron , Raphaël Arnault. et l'ensemble des Insoumis , ont refusé de serrer la main du benjamin de l'Assemblée , le député RN Flavien Ternet .
La palme revient au fasciste insoumis Sébastien Delogu qui a rajouté au refus de serrer la main de ce député , de l'intimidation verbal '' T'es un fada toi , t'es un fou ! ''
On peut également retenir que la ministre Agnès Pannier-Runacher qui elle aussi , a refusé de serrer la main du benjamin de l'Assemblée !
PATHETIQUE




Un ministre en exercice qui commet un tel acte, devrait être révoqué pour insulte à un représentant du législatif. Tant que leur comportement n'est sanctionné d'une exclusion définitive, on va continuer de subir leurs incivilités, leur outrance, leur manque d'éducation. 

C'est quoi la France insoumise ,déjà le titre veut dire beaucoup,
C'est la réunion de 4 petits partis qui n ' arrivait pas à exister : le parti Socialiste.
Les communiste
Les verts
La Nupes.
Et sa se dit au dessus de tout ,on a le droit d'en rire.?Ce sont vraiment des bas de plafond rien dans la tête
Comment ils ont pu trouver cette bande d ignares pour voter pour eux
Certainement des places de mosquées


Ce sont des racailles qui ne servent que leur camp , leur intérêt, ce sont la honte de notre république.....et des électeurs français de papier qui votent pour ces indigents. Pauvre France. Si vis pacem, para bellum, vu leur comportement dans l'hémicycle rien d'étonnant! Même dans les milieux modestes un point d'honneur à s'habiller correctement et à se comporter de manière conforme aux usages!

martes, julio 16, 2024

Progres de mierda que estornudan...

 


Por Rogelio Garcia 

 
La cultura progre y los defensores woke de la identidad cubana en la diáspora están ganando terreno. Su misión es clara y noble: desean humanizar el capitalismo, transformándolo en un sistema más justo. Porque, claro, todos sabemos que eso es totalmente posible.
Esta nueva ola de opinadores se expresa con una profundidad notable en la revista El Estornudo, el faro de la joven izquierda reformista cubana. En sus páginas, una comunidad de neoliberales con tintes socialistas se congrega, destacándose por su suprema elegancia, todo gracias al respaldo del magnate Soros.
Y, por supuesto, ante el intento de asesinato a Trump, no iban a quedarse callados. Deberían responder, y lo hacen en este artículo bajo el seudónimo de Carlos Manuel Álvarez, lleno de fervor woke y antitrumpista.



Los estadounidenses disfrutaron 40 años sin que irrumpiera la violencia en el ámbito político, desde el fallido intento de asesinato de Ronald Reagan en marzo de 1981. Hubo en ese tiempo nueve feroces elecciones presidenciales, pero siempre en el marco del proceso democrático. Dos eventos, que marcan el fin de un mandato presidencial y, tres años después, la campaña por otro, han sacudido esa calma: la sublevación del 6 de enero de 2021 por partidarios de Donald Trump y ahora el intento de asesinarlo durante un mitin en Pensilvania.

Es cómodo e igualmente equivocado decir que se trata de hechos aislados o excepciones dentro del sistema, ignorando el deterioro de las normas políticas y el auge de la retórica incendiaria en el país. Al contrario, la historia norteamericana muestra que la violencia política —cuatro presidentes y un candidato presidencial han sido asesinados, mientras que un presidente y dos candidatos han sobrevivido otros intentos— ocurre en momentos en que la hostilidad alcanza niveles extremos.

Estos eventos recientes confirman cuán frágil es la democracia y el peligro que corremos al estrechar sus límites. Los norteamericanos tienen que reflexionar ahora sobre qué país quieren, uno cada vez más fraccionado, en el que las voces más extremas ocupan un rol principal, u otro donde las diferencias políticas se diriman con boletas en vez de balazos.



El panorama es inquietante entre franjas distintas del electorado. El científico político Robert Pape ha publicado una encuesta que muestra al diez por ciento de los consultados dispuestos a justificar la violencia con tal de que Donald Trump no sea electo presidente de nuevo. De la otra parte, el siete por ciento aprobó el uso de la fuerza para restaurarlo en la Casa Blanca. Casi el 20 por ciento de los norteamericanos cree que la violencia política no es solamente inevitable, sino justificable.

Otra encuesta, conducida por Public Religion Research Institute (PRRI) y Brookings, reveló que un 25 por ciento de sus encuestados en 2024, frente a un 15 por ciento en 2021, se identificaba con ideas tan preocupantes como «los patriotas americanos tendrán que recurrir a la violencia para salvar al país». Un tercio de los republicanos apoyaron el uso de la violencia política, comparado con el 22 por ciento de los independientes y el 13 por ciento de los demócratas. El 38 por ciento de los estadounidenses, incluyendo casi la mitad de los republicanos, creen que el país necesita un líder «dispuesto a romper las reglas si es necesario».

Ambas encuestas señalan la retórica inflamada que demoniza a los oponentes y la división en burbujas partidistas como catalizadores de tales sentimientos. Esta normalización de la violencia no se limita a los ciudadanos rasos. En días pasados, el presidente de la influyente Heritage Foundation, Kevin Roberts, hablaba sobre su notorio Proyecto 2025 y lo calificaba como la «segunda revolución americana», que será «no sangrienta si la izquierda la acepta».

Las redes sociales, entre manipulaciones, desinformaciones, y con un alcance cada vez mayor, amplifican la polarización. Aún no sabemos qué motivó al autor del atentado a Trump, pero ya hay partidarios de ambos lados que lanzan teorías conspirativas y elevan la temperatura del debate en un momento muy peligroso. O es una conspiración del «estado profundo» para eliminar a Trump o una puesta en escena de su misma campaña para levantar simpatías.

Si bien es inevitable que en las redes sociales las masas echen leña al fuego, resulta inaceptable que lo hagan miembros del Congreso como los republicanos Boebert y Mike Collins, quien dijo que «Biden dio las órdenes». El senador J.D. Vance, republicano que también desea correr como vicepresidente de Trump, dijo que la campaña de Biden es directamente responsable por el intento de asesinato de su líder. Aparentemente algo así no le preocupaba en 2016, cuando Vance calificaba a «Trump como idiota», «chillón nocivo» o «America’s Hitler».

Podemos decir, sin exageraciones, que la escalada de la violencia política se debe a las acciones y el discurso del propio Trump desde que irrumpió como una fuerza destructiva en las elecciones primarias republicanas de 2016. Trump combina la retórica del populismo nacionalista con su paranoia de mártir, lo cual conecta con una audiencia que se ha sentido abandonada y ridiculizada por las élites y a la que solamente le quedan sus resentimientos. En esta combinación, llamada «política de la rabia», los agravios y ajustes de cuentas valen más que la búsqueda de soluciones.

En la retórica de Trump los oponentes son «deshonestos» («Crooked Joe») y merecen la cárcel («lock her up!»), las elecciones siempre están «amañadas» y «robadas», y los emigrantes son «sabandijas invasoras que vienen a emponzoñar la sangre del país». Jura eliminar a «la izquierda radical marxista y los matones comunistas», mientras promete que será «dictador por solo un día». En términos más apocalípticos, instigó a sus seguidores el 6 de enero del 2021 a «luchar endemoniadamente o perdemos al país». En su nueva campaña, se refiere a los insurreccionistas como «guerreros» y «prisioneros políticos», y lee las próximas elecciones como «nuestra batalla final» para derrotar a los demócratas que «odian a la democracia».

Esta incitación a la rabia no deja espacio para el debate o la convivencia. No debe entonces extrañarnos que sus partidarios y oponentes más extremistas hayan adoptado lenguajes y acciones enardecidas, que han desembocado en la violencia política. Desde la insurrección del 6 de enero de 2021, Reuters ha compilado 213 casos de violencia política, la mayor escalada desde la década de los setenta, con un saldo de 18 muertos. En 14 de los casos se logró establecer un motivo político de fondo. Trece de los asesinos fueron de extrema derecha y uno de extrema izquierda.

Muchos partidarios de Trump se han apresurado a declarar que la elección ya es suya, augurando una ola de simpatía a su favor. El veterano encuestador republicano Frank Luntz matizó esta predicción, pues considera que el atentado no va a traerle nuevos votos a Trump, sino que energizará y afianzará su base, con solo un uno o dos por ciento de votos adicionales.

Otros analistas señalan que el presidente Reagan alcanzó niveles altos de popularidad luego de que fuera baleado, lo que le permitió pasar una agenda agresiva en su segundo mandato. Pero Reagan, desde el primer momento, evitó el partidismo (excepto su chiste de «espero que los doctores sean republicanos») e insistió en la necesidad de unidad nacional. De la misma manera, el presidente Biden habló al país al día siguiente del intento de asesinato de Trump y llamó a bajar la hostilidad retórica y los ataques entre oponentes en favor del debate democrático. Asimismo, cuando comience la Convención Republicana, Trump tendrá la oportunidad de mostrarse como un estadista para todos los estadounidenses.

¿Lo hará esta vez? Trump no ha dado nunca señales de practicar la reflexión y la calma, más bien todo lo contrario. Conocedor de su audiencia, es probable que se fíe del instinto político que lo lleva a proyectar intransigencia y fuerza, el mismo que lo hizo levantar el puño en busca de la foto idónea. Pero el resto de los votantes, hastiados del caos que provocó su entrada a la política en 2016, quieren sobre todo estabilidad. Justo eso, un retorno a la normalidad, fue la principal razón por la que Biden resultó elegido en 2020.

Independientemente de los aplausos que reciba de su base, Trump cometería un error si redobla su retórica divisiva y revanchista y decide culpar a los demócratas del atentado contra su vida. Aquí deberíamos recordar a George Wallace, exgobernador de Alabama y acérrimo racista, a quien un atentado durante las primarias de 1972 dejó paralizado y en silla de ruedas. El electorado consideró, de manera correcta, que si bien Wallace merecía sus simpatías ante tamaña desgracia personal, aún era inaceptable como presidente. Trump podría sufrir el mismo destino político.